La Unión Europea (UE) no tiene previsto prohibir el uso de césped artificial en las instalaciones deportivas, a pesar de las afirmaciones incorrectas de algunos usuarios en redes sociales que han malinterpretado una regulación que en realidad se limita a restringir el uso de granulado de goma como relleno en superficies sintéticas.

La UE prohíbe los microplásticos: ¿afecta al césped artificial?

Todas estas interpretaciones erróneas surgieron después de la publicación, el 27 de septiembre pasado, de la normativa conocida como «Reglamento 2023/2055 sobre las micropartículas de polímeros sintéticos» en el Diario Oficial de la Unión Europea.

Esta nueva regulación incorpora un conjunto de medidas destinadas a restringir el uso de los microplásticos mediante la prohibición de su venta, así como de productos que contengan microplásticos y que los liberen intencionadamente durante su uso, debido a su impacto negativo en el medio ambiente.

Las primeras restricciones de esta regulación ya han comenzado a aplicarse desde el 17 de octubre de 2023. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la prohibición de venta se aplicará «después de un período transitorio más largo», según ha explicado la portavoz de la UE para el Interior y la Industria, Johanna Bernsel.

En lo que respecta al césped artificial, este reglamento no limita su fabricación y venta, sino que, en realidad, establece restricciones exclusivamente en lo que concierne al uso de granulado de goma como relleno en superficies deportivas. Esta restricción no entrará en vigor hasta dentro de ocho años y no afectará a las instalaciones ya existentes. Este hecho se detalla claramente en la propia normativa y ha sido explicado por fuentes comunitarias a la Agencia EFE.

¿Por qué se prohíbe el uso de granulado de goma?

El granulado de goma, también conocido como «caucho triturado», se utiliza ampliamente como relleno en campos de césped artificial, campos de fútbol, pistas de atletismo y otras superficies deportivas similares. Este material ha sido motivo de preocupación por parte de las autoridades ambientales debido a que puede ser una fuente significativa de emisiones de micropartículas de polímero sintético que se liberan intencionadamente.

Las micropartículas de polímero sintético son pequeños fragmentos de plástico que pueden liberarse al medio ambiente cuando se utiliza el granulado de goma en instalaciones deportivas. Estos microplásticos pueden ingresar en los ecosistemas acuáticos y terrestres y, finalmente, llegar a los océanos y otros hábitats naturales. Una vez en el entorno, las micropartículas de polímero sintético pueden ser difíciles de gestionar y tienen un impacto en la contaminación ambiental y en los ecosistemas.

La presencia de micropartículas de polímero sintético en el entorno ha suscitado preocupaciones sobre la salud humana y el medio ambiente. Se han realizado investigaciones para comprender los posibles efectos negativos a largo plazo de estas micropartículas. Algunos de los problemas estudiados incluyen los efectos en la biodiversidad, la ingestión de micropartículas por los seres vivos y la acumulación de estos materiales en el entorno natural.

Ante esta situación, la UE ha tomado la iniciativa de imponer restricciones al granulado de goma como medida preventiva para reducir la contaminación por micropartículas de polímero sintético. Esta acción está en línea con el enfoque más amplio de la UE de reducir la contaminación por plásticos y mitigar los impactos ambientales asociados con estos materiales.

¿Cuándo entrará en vigor la prohibición del uso de granulado de goma en superficies deportivas?

La prohibición con respecto a este granulado de goma entrará en vigor a partir del 31 de octubre de 2031, como se indica en el Anexo 6 de este reglamento. Este anexo especifica que este material y otros microplásticos no podrán ser comercializados como sustancias independientes ni mezclados con otros microplásticos.