El equipo cadete del Mas Pellicer, de Reus (Baix Camp), jugó el domingo 24 de septiembre contra el CF Vila-seca. El partido, amistoso e intenso, muy disputado, terminó con un marcador de 1-0. El autor del gol, un adolescente de 15 años, después de ducharse y tomar una bebida en el bar del campo, salió con su patinete para regresar a casa. A unos metros del campo, lo esperaba un hombre en un coche.

El presunto agresor, de treinta y ocho años, salió de su vehículo y agredió al chico. Según consta en la denuncia presentada ante los Mossos d’Esquadra basada en el relato de la víctima y junto con un informe de lesiones, el hombre empujó al menor contra una cerca y lo agarró por el cuello, recriminándole su actitud durante el encuentro. «Me dijo si iba de chulo, lanzó mi patinete, me estampó contra la cerca y me agarró por el cuello con su mano, apretando. Yo gritaba, pero estaba solo», explica la víctima junto con su madre a La Vanguardia.

El menor relata que después de la primera agresión, cuando el padre ya se dirigía a marcharse, el chico le recriminó lo que había hecho. Esto hizo que el presunto agresor regresara: «Bajó del coche de nuevo, me agarró el patinete y me lo volvió a tirar y me volvió a estampar contra la cerca», recuerda. El menor, de Reus, es de raza negra. Su madre es originaria de la República Dominicana. Tanto ella como su hijo creen que el hecho de ser negro tuvo que ver con la agresión. «Es un tema racial, quien esperó a mi hijo para golpearlo sabía además que estaba solo», lamenta la madre.

«Hemos querido denunciar los hechos para que no vuelva a ocurrir algo así a mi hijo ni a ningún otro niño, y que este señor pague por lo que hizo. Agredió a un niño que estaba solo y no se podía defender». El chico se desplazó a un centro sanitario y presentó ante los Mossos un informe de lesiones: padece una contractura en la espalda. «Tengo miedo, no lo quiero volver a encontrar. En dos semanas jugamos contra el Vila-seca en la liga», dice el menor. «En el campo ya me había insultado con otros padres del equipo de Vila-seca», agrega.

Una mujer escuchó los gritos y fue testigo de parte de lo que ocurrió. La víctima pudo reaccionar y fotografiar el vehículo del presunto agresor antes de que huyera. En una imagen se le puede ver con la mano alzada y gritando delante de su hijo y su pareja.

Después de la agresión, el adolescente regresó al campo del Mas Pellicer y pidió ayuda al coordinador del fútbol base de su club. «Fue el coordinador quien llamó a la policía y vinieron los Mossos d’Esquadra hasta el club. Allí hice una primera declaración, vino mi madre y fuimos al médico», añade la víctima. Luego acudieron a la comisaría de los Mossos d’Esquadra en Reus para formalizar la denuncia junto con el informe de lesiones leves.

Deporte y violencia

Según el informe publicado por CASES (Child Abuse in Sport European Statistics), más del 70% de los niños que practican deportes han sufrido algún tipo de violencia. En España, las experiencias más comunes sufridas por niñas, niños y adolescentes en el deporte fueron la violencia psicológica (70%), seguida de la violencia física (43%), la violencia sexual sin contacto (36%), la negligencia (34%) y la violencia sexual con contacto (20%).

Aunque la violencia física en el deporte puede ser una de las más mediáticas, es solo la punta del iceberg que pone de manifiesto la importancia de que las entidades y clubes estén preparados para educar en la no violencia y evitar situaciones de violencia.

Este mismo estudio ha demostrado que las consecuencias de la violencia contra los niños en el ámbito deportivo pueden ser de varios tipos. Esto puede afectar el desarrollo escolar, aumentar la exclusión social, tener repercusiones en el desarrollo físico de los niños y causar dificultades cognitivas irreparables, así como daños emocionales. Todo esto puede convertirse en un factor de riesgo para problemas o trastornos de salud mental.

Ley contra la violencia, racismo, xenofobia e intolerancia en el deporte

En cuanto a la violencia que ocurrió en Reus el pasado septiembre, la situación se vuelve aún más preocupante debido a la aparición de actitudes racistas que subrayan la necesidad apremiante de adoptar acciones específicas y seguir las leyes para abordar este comportamiento inaceptable en el mundo del deporte.

En 2007 entró en vigor la Ley contra la violencia, racismo, xenofobia e intolerancia en el deporte. Esta ley establece que los comportamientos racistas, xenófobos o intolerantes en el ámbito deportivo incluyen amenazas, acoso, gestos racistas, insultos, cánticos y símbolos racistas, así como otros actos que vulneren los derechos, libertades y valores proclamados en la Constitución. Además, prohíbe el acceso a los recintos deportivos y la presencia en ellos de personas que manifiesten este tipo de conductas.

En caso de que se produzcan estas conductas, el árbitro puede suspender provisionalmente el partido y, si persisten, ordenar el desalojo de la grada donde ocurran los incidentes o incluso suspender definitivamente el juego. Esta decisión debe tomarse de común acuerdo entre el árbitro y el responsable de seguridad del evento deportivo.

La ley prevé sanciones para las organizaciones deportivas, los espectadores y otros implicados que incumplan la normativa. Las sanciones pueden incluir multas económicas y la prohibición de acceder a recintos deportivos. La Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte es el órgano encargado de promover políticas activas contra estas conductas en el ámbito deportivo.

Esta ley insta a las comunidades autónomas y a la Administración General del Estado a tomar medidas para promover la convivencia y la integración intercultural a través del deporte, como campañas de prevención, convivencia y actividades que fomenten el juego limpio y el respeto. También se crea la figura del Defensor del Deportista para atender situaciones de discriminación, intolerancia y otras conductas violentas en el ámbito deportivo y canalizar las quejas hacia los órganos pertinentes.

En Wealia, somos expertos en clubes y entidades deportivas y podemos ofrecerte asesoramiento para actuar como club frente a estas situaciones. Confía en la gestoría deportiva de referencia en Cataluña.